Ley 4/1984, de 10 de febrero de 1984 sobre medidas de disciplina urbanistica.

Sección:A - Disposiciones Generales
Emisor:Presidencia de la Comunidad
Rango de Ley:Ley
 
CONTENIDO
Pág. 4 LUNES
27
DE FEBRERO DE
1984
B.
O.
C.
M.
2730,5320. -Menaje, .útiles y herramientas. -75.000 pesetas.
Programa
48.
Coordinación Sanitaria. '
2583.4370. -Est. e inv. sanitarias. -4.000.000 de pesetas.
Programa
49.
Medicina, preventiva.
2584.4370. -Servicios Sanitarios Especiales. - 3.
350
.000
pe-
setas.
Artículo 5
Modificaciones de crédito en los programas de
la
Consejería
de
Agricultura y Ganadería.
a).
Se
concede suplemento de crédito, por importe de 6.474.608
pesetas, a las siguientes partidas, y programas:
Programa
16.
Dirección y Coordinación de Agricultura y Medio
Ambiente.
1251.8250. - Retribuciones complementarias
ordinarias.-
285.714 pesetas.
Programa
23.
Capacitación personal forestal.
1251.8250. -Retribuciones comp. ordinarias. -
146.000
pe-
setas.
Programa
29
. Estudios, divulgación y Protección Agraria.
11I1.8230. -Sueldos, grados, trienios y pagas extras. -427.000
pesetas.
1251.8230. -Retribuciones comp. ordinarias. -776.000
pe-
setas.
Programa
35
. Desarrollo Prod. y Sanidad Animal.
1611.8240. -Jornales ordinarios personal laboral. -
149.499
pesetas. ,
Programa.
36.
Inspección de alimentos y experimentación.
1251.8240. -Retribuciones complementarias
ordinarias.-
310
.
395
pesetas.
Programa
181.
Producción y mejoras agrícolas.
1611.8230. - Jornales ordinarios personal laboral. -900.000
pesetas.
1615.8230. -Contratación personal eventual. -2.000.000
de
pesetas ..
. Programa
183.
Viveros Forestales.
1611.8250. -Jornales ordinarios personal laboral. -1.480.000
pesetas.
b)
Se
concede crédito extraordinario a
la
partida 2530.8242
Manutención y asistencia animales, del programa 182,' Núcleos
ganaderos,
por
importe de
10
.000.000 de pesetas.
c)
La financiación de las citadas modificaciones
se
realizará
con cargo al disponible existente en las siguientes . partidas y
programas:
Programa
17.
Protección y Desarrollo Medio Natural.
2620.8251. -Conservación y reparación de maquinaria e insta-
laciones. -250.000 pesetas.
2610.8251. -Conservación y reparación
de
vehículos.-
100.000 pesetas. ,
2589.8251. -Otros servicios especiales. -550.000 pesetas.
Programa
23.
Capacitación personal forestal.
2589.8255. -Otros servicios especiales. -
146.000
pesetas.
Programa
29
. Est. Divulgación y Protección Agraria.
1711.8230. -Retribución ordinaria personal
contratado.-
1.448.608 pesetas. . .
Programa
180.
Dirección y Coordinación de Fincas Provinciales.
2110.8254. -Gastos de oficina. -400.000 pesetas.
2420.8254. -Dietas del personal. -200.000 pesetas.
Programa
182.
Núcleos ganaderos.
2570
.8242. - Suministro agua, gas y electricidad. - 300.000
pesetas.
Programa
183.
Viveros Forestales;
2540,8251. -Material técnico y especial. -500.000 pesetas.
2740.8251. -Otro material inventariable. -600.000 pesetas.
Programa
104.
Planificación Económica y Financiera.
3112.9100. -Intereses Deuda Pública
82.
-6.980.000 pesetas.
Programa
157.
Centro de Estudios de Haciendas Locales.
2589.1123. - Otros servicios especiales. -5.000.000 de pesetas.
Articulo 6
1611.8530. -Jornales ordinarios personal laboral. -925.874
pesetas.
b)
La
financiación de las citadas modificaciones de crédito
se
realizará con cargo
al
disponible en
la
partida 1251.8530 Retribu-
ciones complementarias ordinarías, del programa
152,
producido
como consecuencia de jubilaciones del personal.
Artículo 7
Modificaciones
de
créditos en los programas
de
la
Consejería de
Presidencia.
a)
Se
concede suplemento de crédito, por importe de 1.336.194
pesetas, a
las
siguientes partidas y programas: '
Programa
43.
Revista "Cisneros" .
1611.7140. -Jornales ordinarios personal laboral. -834.057
pesetas. '
Programa
46.
Otras actuaciones informativas.
1611.
7140. -J omales ordinarios personal laboral. -502.137
pesetas.
b)
La financiación de las ,citadas modificaciones' se' realizará
con cargo al disponible existente en
la
partida 3112.9100 Intereses
Deuda Pública
82,
programa
104,
Planificación EconÓmica y
Financiera.
DlSPOSICION FINAL
La
presente
Ley
entrará en vigor
el
día de su publicación en
el
BOLETIN
OFICIAL
DE
LA
COMUNIDAD
DE
MADRID
.
Por tanto, ordeno a todos los ciudadanos a
los
que sea de
aplicación esta Ley, que
la
cumplan, y a
los
Tribunales y Autori-
dades que corresponda,
la
guarden y la hagan guardar.
Madrid, a 9 de febrero de
1984
.
El
Presidente de
la
Comunidad.
JOAQUINLEGUINA
PRESIDENCIA
DE
LA
COMUNIDAD
62
LEY
41/984. de
/0
de
febrero
de
/984, sobre Medidas
de
Disciplina Urbanfstica.
EL PRESIDENTE DE
LA
COMUNIDAD DE MADRID
Hago saber que
la
Asamblea
de
Madrid
ha
aprobado
la
siguien-
te
Ley, que yo, en nombre del Rey, promulgo . "
I
EXPOSICION
DE
MOTIVOS
1.
La
Comuriidad de Madrid, de acuerdo con lo dispuesto·
en
el
artículo
26
de
su Estatuto de Autonomía, aprobado por
Ley
Orgánica 3/1983,
de
25
de
feb~ero,
tiene conferida
la
pleI?it'u~
de
la función legislativa
en
materia
de
ordenación del temtono. y
urbanismo' materia ésta fundamentalmente regulada, en
el
ámbIto
del Derecho estatal, por
el
Texto Refúndido de
la
ley
Sobre
Régimen del Suelo y Ordenación Urbana, aprobado por Decreto
1346/1976,
de
9
de
abril, y por los Reglamentos dictados para
su
desarrollo y aplicación.
'.
En
el
ejercicio
de
aquella función y dentro
del
marco normatlvo
estatal vigente,
la
Comuniqad
de
Madrid ha considerado
la
urgen-
cia
de
atender a una serie de problemas planteados en nuest.ra
realidad urbanística cuya trascendencia y gravedad
no
admltc!
demora, instrumentando para. ello, por medio de
la
p~esente.~
un conjunto' de medidas normativas dotadas de eficacIa suficu:nte
para restaurar y mantener
la
necesaria disciplina que, por evid(:n-
tes razones
de
interés público, debe presidir,
inexorablem~te,
el
proceso urbanístico y dotando, en concreto, a los
Ayuntaml
,
en~os
y a
los
Organos Comunitarios de Madrid
de
las competencIas
necesarias para detener, con
el
enérgico
amP~ro
de
l.a
Ley,.
e!
Modificaciones de crédito en
los
programas de
la
Consejería de reprobable proceso de incremento de las
ac;:tuaclOnes
eddicatonas
Obras Públicas y Transportes. , . y
de
uso
de!
suelo practicadas sin
la
necesaria cobertura .legal.
a)
Se
concede suplemento de crédito, por importe de'2.590.481
Se
trata, en suma, no sólo
dedesartollar
y
col,l1plel,l1entar
la
pesetas, a las siguientes partidas y programas: . 1 normativa estatal a fin.de perfeccionar los
instrumen~os
de
,
prp:t~F-
Programa
151.
Proyectos Obras Públicas por
contrata
~
'.
ción de la legalidad urbanlstica y las técnicas .de
reacció~
,pública
1111. 8530. -Sueldos, grados, trienios y pagas extras.-"':" frente a
la
infracción, sino, además,
de
adoptar un conjupto de
1.664.607 pesetas. '
nue.vas
medidas cuya
n
.
~cesida4
viene postulada por la experiencia
l Progtaina
152.
Proyectos Obras Públicas por' administración '
ur~ní5ti.ca
de
.los
últimos años en
el
ámbito territorial de la
dltecta.
l~
v
I Corrulnidad
de
. Madrid ... '
B. O. C. M. LUNES
27
DE
FEBRERO DE
1984
Pág. 5
'11.
La situación urbanística
en
que,
en
la
actualidad y a pesar
del esfuerzo realizado por diversas Administraciones públicas en
los últimos aftos;
se
encuentra
el
territorio de la Comunidad de
Madrid,
es
, reflejo, en buena medida, de
un
proceso de deterioro
de disciplina urbanística; que ha llegado a sufrir un incremento
preocupante a través de diversas prácticas contrarias a Derecho,
dentro de las cuales cabe destacar, por
su
gravedad, todas aquellas
que han conducido a
la
proliferación, de hecho, de urbanizaciones
ilegales.
, Tal 'situación de indisciplina, agravada en muchos casos por
la
insuficiencia o
la
inidoneidad de los instrumentos jurídicos que
habrían de evitarla, ha generado una grave serie de perjuicios a
la
colectividad, cuya reparación ha sido dificil.
Así:
a) Los Municipios
se
han visto gravados por la onerosa heren-
cia que, en multitud
de
casos, ha supuesto
la
necesidad de afron-
tar,
tomo
hecho consumado,
la
existencia de núcleos poblaciona-
les
que exigen,
por
lo
general,
la
realización de cuantiosas inver-
siones económicas, que
se
pretende que sean soportadas por
el
Ayuntamiento,
al
no haber cumplido los promotores las obligacio-
nes y"
deberesque,
como correlato de sus derechos,
les
impuso
la
Ley. Semejante carga resulta especialmente grave para los peque-
ños Municipios, qúe quedan abocados a un esfuerzo fiscalizador
desproporcionado a sus medios,
al
rebasar su real capacidad
inspectora, instructora y sancionadora.
b)
El
medio fisico, a
su
vez,
se
ve
degradado en forma alarman-
te, en
la
medida en que las urbanizaciones ilegales, por los propios
condicionantes que derivan
de
su
misma clandestinidad, tienden a
localizarse en terrenos extraídos por los planes del proceso urba-
nizador, sustrayéndose así, además, a las consecuencias que sobre
los criterios de valoración de los terrenos tenga
la
clafisicación
urbanfstica de los predios y dificultando, en suma,
la
adopción de
las medidas que deberían asociarse a
la
implantación de usos
inadecuados.
c)
La clafisicación urbanística de los terrenos, objeto necesario
de las determinaciones del planteamiento, y
el
régimen legal de
distribución de los beneficios y cargas del mismo resultan grave-
mente defraudados
y,
con ellos,
se
defrauda igualmente a
la
pro-
moción pública y a
la
privada,
al
incorporarse subrepticiamente
al
tráfico jurídico un conjunto de inmuebles que,
al
generar unas
plusvalías de las que
se
apropia en forma exclusiva y directa
el
promotor de que
se
trate, suponen
el
ojercicio de una competencia
desleal, ejercida sobre
la
base del
desconocimi~nto
o del desprecio
de normas jurídicas que obligan por igual a cuantos agentes
operan en
el
tráfico inmobiliario.
d) En fin, también resultan gravemente afectados por
la
repe-
tida situación de indisciplina urbanística los adquirentes de parce-
las
Y'
edificaciones que, guiados de buena
fe
o inducidos
por
las
apari,encias de regularidad que muestran,
en
sus aspectos materia-
les
y'promocionales ilegales, con frecuencia fomentadas a través
de diversos cauces de propaganda publicitari'a,
se
ven
más tarde
ante la necesidad de hacer frente a las consecuencias derivadas de
la irregular conducta de algunos promotores que éstos mismos
se
ocup¡¡ron de ocultar en propio y exclusivo beneficio.
111,
El fenómeno de las parcelaciones y urbanizaciones ilega-
les, como manifestación más acusada de las infracciones urbanís-
ticas, ha venido apoyándose en diversas causas, entre las que cabe
, destacar:
a) La indeterminación de los Planes
d~
Ordenación que,
en
numerosas ocasiones, han sido aprobados sin la documentación
ni
los requisitos legalmente exigibles;·indeterminación que ha ampa-
rado actuaciones ,edificatorias desordenadas, con servicios incipien-
tes y sin las dQtaciones mínimas necesarias, en las
'1ue
ha primado
un desmesurado in,terés especulativo de propietarios
y.
promotores,
extrayéndose al principio
urbaní~tico
de afección del aumento del
valor, del suelo originado por
el
planeamiento
al
pago de los
gastQS
de urbanización y a
la
formalización de
las
cesiones
obligatorias. I
b) ,
El
uso abusivo de
la
normativa vigente, que ha sido reitera-
dameriteinvocada para amparar actuaciones encubiertas o fraudu-
lentas en suelo rústico o no urbanizable. La normativa sobre
instalaciones vinculadas al servicio
de
las obras públicas y sobre
construcciones destinadas a explotaciones agrícolas ha servido,
reiteradamente, de cobertura para la construcción de naves indus-
triales, con evidente detrimento de los polígonos ordenados con
dicho 'fin, habiéndo generado un salpicado de instalaciones que
afectan
,i'f1cJuiló
a las1imitadas vegas existentes en
el
territorio de
la Comunidad de Madriél, 'con destrucción de unos recursos agrí.
colas de alto
valc')f.
Asimismo,el
uso de la normativa agrícola
se
ha
diti~ido''Cn
muchas ocasíones ' & defraudar
el
destino de sus detenninacrcmes;¡,
consecuentemente,
el
uso y destino del suelo agrícola '
para'MOOÍ\;'
ducirlo a un uso residencial.
Las unidades mínimas de cultivo, los planes de explotación y las
propias figuras previstas
en
la legislación, como la de "hl,lertos
familiares", han pretendido servir de cobertura a parcelaciones y
promociones claramente fraudulentas y caóticas.
Del uso fraudulento de las normas tampoco
se
escapa
la
legisla-
ción que regula
el
ocio y esparcimiento de la población. Bajo
fórmulas como "viviendas móviles", "caravanings" y otras simila-
res,
se
ha pretendido constituir auténticos núcleos de población
donde los problemas,
si
cabe,
se
ven
agravados.
c)
Las causas ,anteriores cobran
su
máxima gravedad
en
rela-
ción con aquellas actuaciones ilegales que no sólo
se
producen
al
margen de
la
legalidad formal, sino que responden a
l:Ina
delibera-
da actitud de menosprecio de
las
normas jurídicas, .actitud ésta
que
-en
contadas, pero graves,
ocasiones-
se
ha visto indirecta-
mente amparada por
la
permisividad o pasividad de
la
actuación
administrativa.
IV. Las causas de este fenómeno son abordadas por
laComu-
nidad de Madrid en
el
entendimiento de
la
disciplina urbanística
no como un simple mecanismo sancionador,.sino como una acti-
vidad ·preventiva que nace desde
la
propia ordenación del territo-
rio y de
su
planeamiento y que prosigue mediante una gestión del
territorio" ordenada tanto en
su
aspecto jurídico como material.
Por otra parte,
la
indisciplina urbanística, como fenómeno de
gran
trascendencia en la Comunidad
de
Madrid, debe ser aborda-
da en su doble vertiente de incidencia municipal y de intervención
supramunicipal, canalizando esta última, preferentemente, al con-
trol de usos y actividades en suelo rústico y espacios protegidos,
tanto urbanos como sitliados en cualquier otra clase de suelo, sin
perjuicio de
la
complementariedad de
las
competencias inspectoras
y sancionadoras de los Ayuntamientos y de
la
Comunidad de
Madrid, reforzándose así
la
eficacia en
el
control sobre los fen6-
menos de desarrollo del territorio. En definitiva,
la
Comunidad de
Madrid establece toda una serie de medidas que comportan
un
claro y progresivo dominio de
la
Ley
y del planeamiento territo-
rial como marco de obligado respecto para las acciones públicas y
privadas que
se
desarrollan en
el
territorió.
En
ese
sentido
se
desarrolla en
la
presente
Ley
el
principio,
ya
sentado en
la
ley
del Suelo, de que
la
aptitud para edificar
la
da
el
Plan, quedando condicionado
el
derecho a edificar
al
cumplimien-
to de las obligaciones y cargas que
se
imponen a los propietarios
dentro de los plazos previstos en
el
propio Plan. Consecuentemen-
te con este principio,
se
establece la secuencia detalJada de estas
obligaciones y 'cargas de los promotores de actuaciones'
en
suelo
urbanizable, regulando las 'consecuencias que
el
incumplimiento
de
la
misma conllevaría. / ,
En
el
suelo rústico o no urbanizable,
la
presente
Ley
rec;alca
un
principio que, aunque evidente, no debe de ser olvidado en
el
tratamiento de
la
disciplina urbanística.
En
esta clase de suelo tan
sólo
se
podrán realizar parcelaciones rusticas. Dichas parcelacio-
nes deberán considerarse con rigor, con base en los proyectos
dt
explotación agrlcola
y,
según
la
normativa agraria y urbanística;
debiendo ser autorizadas por
la
Comunidad de Madrid.
Las viviendas en suelo no urbanizable sólo podrán ser autoriza-
das excepcionalmente, siempre y cuando las mismas sean necesa-
rias para las explotaciones agrícolas y queden vinculadas a ellas,
sin perjuicio de
la
facultad que tienen los Planes de excluir tal uso
en
aquellas zonas
en
que, por las cu-cunstancias del territorio, no
resulte conveniente. Dicha excepcionalidad
ya
viene reflejada en la
Ley
del Suelo,
si
bien en
la
Comunidad de Madrid requiere una
mayor concrección
ya
que, en nuestro territorio, la explotación
agrícola no
ha
estado históricamente vinculada, en términos gene-
rales, a la vivienda, por estar ésta localizada precisamente
en
los
núcleos urbanos; cuestión que, sin duda, ha contribuidó a poner
en
evidencia los subterfugios ideados para ampa'rar situaciones
infractOras ampulosamente cobijadas bajo denominaciones tales
como
la
de "huertos fllmiliares".
V.
En
fi
,
n,
las exigencias que, en
el
ámbito del derecho admi-
nistrativo sancionador,
se
derivan de
la
configuración constitucio-
,nal de los principios' de legalidad y tipicidad aconsejan que
la
tipificación de los supuestos constitutivos de infracción
urbanís~i
ca y
la
consecuente asociación a
los
mismos de las sanciones
administrativas pertinentes,
se
produzcan por medio de una nor-
ma dotada, del rango formal de
Ley
que atribuya
en
forma inequí-
voca a las Administraciones públicas urbanísticas de
la
Comuni-
dad de Madrid, potestad bastante parÍ! ejercitar; según la
Ley
misma, cuantas competencil!,S
se
orienten a proteger la legalidad
urbanística y a sancionar,
én
aras de esa misma protección, las
actuaciones que
la
vulnereh~
VI. Con
el
título que ampara esta
Ley
se
quicrre
, acotar
clara~
mente su
alcan~
.
No
se
intenta ,agotar-
tqdosJo~
w.W,le~tos
o.
mecanismos para
la
protección de
la
legalidad urbanística,. , sin(!
en!rentarse a los prol?lemas más urgentes, percibidos
co~o
tales,
Pág.
6
LUN~S
27
FESRERQ
,Dé
:
12Si
"
,
por
'
!ti
Adnlinistnicl6'~
PUblicá y los propios ' Ciudádános. 'Proble-
ma,sipe,ntificablel!,
visi~les
y, generali,zados,
,
~uya~
causas , pueden
estab1ecer~.
Prob1e'ri)ü
queafeetá"
al territorio de ,
l!l
Comunidad
Autónoma,
mas ;illá de
Iqsp1:oblé
,
m~s
eSi>etíficds
:
de~da
'Murii-
cipio; y que requier,e un traUim,
iento
ho.noMneói:~
'
~lquierasea
el
lugar en qúe aparezcan o la AdininistraCión que actúe sobre los
mismos,
La
Ley no agota, pues" las medidas
qué
pUedan ser
n'ecesari~sen
'
él
fútVr~,
~úan(\o
nuevos
pi"<;>bJemas'
..
o un mas claro
entendimiento de !a lógica de ' ciertos procesos '4gresivos de la
calidad de
nuestroterritoriocómunitario
así, lo
exiF,in
y permitan,
VII. Esta
Leyes
un primer
paso
en la obligada tarea de la
defensa de la legalidad urbanlstica y de
la
cortección de las
actuaciones que
se
, asientan en
el
territorio de
la
Comunidad
Autónoma de Madrid, que deberán complementarse en
el
futuro
con 'otros instrumentos legales y de planea miento 'concurrentes a
este objetivo
y,
además, con medidas indirectas y externas al usual
entendimiento de lo urbanístico ó de la ordenación territorial.
VIII.
Como'toda
Ley,
la
presente es un instrumento necesario
para la compleja tarea de gobernar el territorio. Pero las Leyes y
los Planes nunca serán plenamente eficaces sin una clara voluntad
de aplicarlos, ,sin un convencimiento político y cultural de los
Poderes Públicos de la importancia que tiene la salvaguardia del
territoi'io y sin una clara conciencia pública sobre
e~o,
que concite
la
colaboración de todos los ciudadanos. Estas sontflreas que, tras
la aprobación de la presente Ley, deberá acometer la Comuilidad
de Madrid;
enc;strechay
continuada colaboración con los Ayun-
tamientos y con todas las entidades públicas o privadas de carác-
ter económico o cultural que tienen en
el
ámbito de la Comunidad
de Madrid su territorio, hoy agredido,
aún
recuperable y mañana,
mejorado. '
TITULO
I
De las actuaciones de iniciativa privada en suelo urbanizable
Artículo 1
~apítulo
I
Disposiciones Generales
1.
La parcelación urbanística, las obras de
urb~nización
y las
, de edlfi"ación, en suelo urbanizable o
apto
para utba,nizar, requie-
renla
previa aprobación de un Plan Parcial de Ordenación, que
deberá ser presentado a trámite
en
los plazos 'exigidos
por
el
Plan
o Norma Subsidiaria o Complementaria de Planeamiento corres-
por¡diente. En los supuestos que éstos
no
lo exigieren, las Corpo-
raciones Locales actuantes' procederán a su fijación, siguiendo
el
procedimiento previsto en
el
artículo
41
de la
Ley'
sobre
el
Régi-
men del Suelo y Ordenación Urbana. ' "
2.
Las obras ' de urbanización requieren, adémás y en todo
caso, la previa aprobación de
un
Proyecto de 'Urbanización,
3.
El
derecho a edificar podrá ejercitarse, una vez ejecuta4as
las obras de urbanización o, en su caso, tras haber asegurado 'la
ejecución simultánea de la urbanización y de la edificación y
haberse efectuado las cesiones obligatorias y gratuitas de terrenos
previstas en
el
Plan Parcial de Ordenación, a favor del Ayun-
tamiento. '
4.
No
se
podrá proceder a la parcelación urbanística en suelo
urbanizable hasta ' que
no
se haya obtenido la , correspondiente
licencia de parcelación o se haya
aprobado
definitivamente
el
Proyecto de Compensación o de Reparcelación.
5.
Será nula de pleno derecho toda parcelación urbanística
realizada con infracción de lo dispuesto en este artículo.
Articulo 2
:;':,
:;;:
-:
;
j(~~i;~~,
:
_¡:t
:
De la documentaCión complementaria de los Planes Parcia/es
Sección
primera.-De
las determinaciones
- ) , : •
II
' :
:;
.'':
:
•.
,
~
. .
."
j i
t~·
,.
<.
Articulo 3 "
'.'
...
"'!
.:i,
/
:·)
.",
...
: , "
;.
¡,
1
~
~",
" .
;.
',;
!::
(
.~.
1.
Además 'de, las' 'detenni'ttalllones' y' dbctIfTrentos exigidos
por
la vigente legislad61l uJ'ban,istic8'j tos Plánes ' Parciales que tengan
por
objeto urbanizaciOOes de :miciativa particular debernn incluir
los siguientes extremoS:' '
..,
.'
"
a) Nombre , apellidos o"razón social 0 domicilio del
promotor
o promotores y justificación del requisito exigido en el
apartado
2,
del artículo precedente.
b) Relación de
la's
fincas
incluida~
en la actuación.
c)
Certificación registrat, de domíilio y cargas de
la
totalidad
de las fincas de los
'promotores
,incluidas en
el
ámbito de la
actuación. '
d) Documento acreditativo de haber constituido
la
garantía
del
3-
por
100
'a que se ,refiere
el
artículo 5.1.
e) Justificación de la capacidad financiera del
promotor
en
relación con la evaluación de ,
las,
obras
de urbanización y de
implantación de los servicios.
f)
Fijación de los siguientes plazos:
'- De presentación, en su caso y ante la Administración
actuan.
te, del proyecto de Estatutos y'Bases de Actuación de la
Junta
de
Compensación en los diferentes polígonos,
si
los terrenos objeto
del Plan Parcial pertenecen a varios propietarios' o del proyecto de
Compensación
si
dichos terrenos peI1enecen a un solo propietario.
Dicho plazo
se
computará
desde la aprobación definitiva del Plan
Parcial. '
-De presentación del Proyecto de Urbanización, contado des-
de la constitución de la
Junta
de Compensación,
si
fuere exigible,
o desde la aprobaCión del Plan , Parcial,
en
caso , contrario,
-De determinación de las obras de urbanización, contado
desde la aprobación definitiva del Proyecto de Urbanización.
-De solicitud de la recepción provisional de las obras de
urbanización, a
contar
desde
láapróbación
definitiva del Proyecto
de Urbanización. Dentro del plazo de tres meses, a
contar
desde
dicha solicitud,
la
Administración p'rocederá a la recepción provi-
sional de las obras de urbanización,
si
las mismas estuvieren
ejecutadas de acuerdo con
el
Proyecto correspondiente.
Recibidas provisionillmente las obras de urbanización, procede-
su recepción definitiva dentro del plazo de los dos aftos siguien-
tes, siempre que durante dicho plazo se hubiesen ejecutado las
'obras o reparaciones ordenadas, en su caso,
por
la Administración,
D~
iniciación de la edificación,
contado
' desde la recepción
provisional.
, - De construcción, en su caso, de edificios destinados a
~ota
ciones comunitarias de la urbanización, que corran a cargo de los
promotores, ,
2.
En todo caso, la Administración, en
el
acto de aprobación
definitiva,
podrá
imponer
las'
condiciones que fueren convenientes
para
la
ejecución del Plan Parcial:
Articulo 4
Paralizado un expediente
por
causas imputables al promotor,
el
Organo competente
advertirá
a éste de que, transcurridos tres
meses sin que se atienda
el
requerimiento formulado, se producirá
la caduc'jdad del expediente con el archivo de las actuaciones.
Sección
segunda.-De
las garantías
Artículo S
l.
Con
el
fin de asegurar el cumplimiento de los compromisos,
l. , A ,los ' efectos de esta
Ley"
se entiende
por
promotor
la ' obligaciones y deberes asumidos 'por
el
promotor,
se
constituirá
persona, privada, flsica o jurídica, que formula
el
Plan y lo' eleva a
por
éste, en
el
acto de presentación del Plan Parcial" unfl garantía
la Administración Urbanística actuante, solicitando su tramitación del 3
por
100
del coste que resulte
para
la
implantaCIón de los
reglamentaria. '- servicios y ejecución de las
obras
de urbanización según
el
estudio
2.
En el caso de que
el
promotor
,no ostent,e la titularidad económico-financiero de dicho Plan. Sin
el
cumplimiento de este
do!"inical del 60
pO,r
100
de
la
supe'ticie
tota~
:'
de
'
los
terrenos requisito
no
podrá ádm.tirse a ,trámite
el
Plan Parcial. ,
obJet? de
la
~c~uacl~n,'
de~erá
~
,
cre.dltar,
medla9~e
docu~ento
2.
El importé de la garantía a
que
se
refiere
el
párrafo anterior
notanal
o
admmlstratlvo,la
conformIdad de los titulares
~Istra-
se incrementará en un ' 6
por
lOO,
calCulado con arreglo al presu-
les
qu~
a\canc~n
dichO'
porcet;l~aje,
qUe
,ig'Ualmentc:
s,e
consjd~arán
puesto deI'Pr'oytcto
:(l~
,:
t!,l'tl:miUl~61i;
~~m
'
dd
:
éste
s~
~~ya
aproba-
promotores. , . " ' ' ; ,
""
" ' :, ' .
""
do
,d~finitivamente
.
S\~
J
e'st~
'
~e~tnSi~o"~ó
se
,po~rá
lRlClar
mnguna
,
3.
,En
I~s
.tr~~smlslones
.de terrenos
s~Jetc?~
a
cualqul~r
act~a-
'actlvldad en
e!
pbj,g9h~0
'tipldad
deactllabó~;
.
cI~n
u~ba,?,IStl~á
..
tdd~
ad~~lI'eme
~~aquellos~
sea/a
titul
_
~
/
~r!ltu,I~O
3
.,
En
ambos
cas~s
..
~J
tóste
'
p~d
,
i'~
ser revIsado
Y01odlfi~do
u
"
~n~r
_
~
,
(};'
"1I1t~r
,
VI':'()S',
·.ó"'m0IJIS
cáusa~,
'
pú~l~
(
b
pnv~élo,
'
.
POt'lol'serv~c(tj,ffi
teé~~&¡S'd~la
AdmlOlstraciónactuahte medIante
q~eaará~~r,ógadt.?
~ne1
'~
I~~r
d~
..
)bs'
p
,
r?m~tóres
:,
iriiC¡ales
Y'
as\1-
"
ré~o@:j6rr
,
~tivadá:
,
:~'J
'
.I~ssituá'<,:iont.S
..
el
p~()~otor
deberá
mlrá sus
cdmptbmlsos;
'
deb'erts'~'
ObHgacrones. ' ' ,
..
,
coh'stltuif
:
~omo
l(
garánda
l!i.
tnplementaria de la Inlcralmente cons-
LUNES,
27
DEFEN.ERO
DE
.
1984-
.
..
.
...
.
...
, . \
~
Pá!!, 7
tituida, la diferencia
entre
eL
.imPQrte inicial
arriba
resei\ado
para
cada
caso y
el
calculado
como
consecuencia de la revisión. nes
obJigatori~s
y se hayan cumplido las demás obligaciones
d~
esta
.'
. ;
".
':
.....-
. .
'.
. . .
. 3. '
E!
,
~~,oc,e~imie~to
de disolución de
láJu~ta:
d~
'
Compensa-
Artículo 6 clón se
Ullclár~
,roed,lante
ac~erdo
de:
la Adl1UOIstraclón act",ante,
el
. cual
se
pu~Ncará
en
el
BOl
.EiIN
OF!C1A1-
D~
LA
COMl!N1l?AD
1.
Las garantías exigibles a los
promotores
responderán del
DE
MAD'RIO
:
X.a!
ineno.s, en
uno
de'
10l¡
penódlcos de mayor
cumplimiento de los deberes y obligaciones impuestas a los mis- djfusió'n de ésta. .' . . .
mos y de los compromisos
por
ellos
contraídos
y, en su caso, de
Púf~t~
'
~I
p'1~~()
,
.
~e
.
t~éinta
dia's: ,d,
esdda
Pliblica.ción
pe
.
d.i~ho
las multlJli ,que pudieren serIes impuestas, debiendo decretarse
la
. a:cuerdo,
podrán
formularse alegacIOnes,
ytranscurndo
dIC~O
pta-
pérdida
-de
las ,g¡¡rantías en los
CasOS
de incumplimiento de dichas zo,
la
Adminishacióh
*ctuan"te,
por
resotución,
aprobará
o dene-
obligaciones, de .
acuerdo
con lo establecido en esta Ley, y, en.
gará
la disoluci.
6n
definitiva de
la
Junta
de Compensación,
dando
virtud de la misma,
por
los Planes de Ordenación. a
todo
ello
el
In;ismo
trámite de publicidad.
2.
Las garantías a que se refiere
el
articulo
anterior
podrán
" .
constituirs,e, a elección ·del
promotor:
a) En metálico.
b) En títulos .
de
Deuda
PlIblica
dd
Estado, de la
Comunidad
Autónoma
o
de
cualquier
Entidad Local en
cuyo
territorio se lleve
a cabo
la
actuación
urbanística particular.
c) Mediante aval, que será
otorgado
por
un Banco Oficial o
privado, inscrito en
el
Registro General de Bancos y Banqueros,
por
una
Caja
de
Ahorros
perteneciente a las Cajas Confederadas
o
por
una
entidad
de seguros. .
El
fiador
.
deberá
renunciar a los beneficios de excusión y división.
Las comisiones, intereses y
otros
gastos que se
produzcan
con
motivo de la expedición del aval serán de cuenta
dd
promotor
avalado.
d) Mediante hipoteca o cualquier
otra
garantía
distinta
de
las
anteriores,' pero de eficacia similar a las mismas, que resulte
bastante a juicio de la Administración .
3.
Cuando
la
garantía
se constituya en títulos de
deuda
o
mediante aval,
deberán
depositars~,
tanto
unos
como
otro,
en
la
.
Depositaria de
Fondos
de
la
correspondiente ,
Entidad
Pública,
donde
quedarán
en custodia a disposición del Alcalde o del Orga-
no competente. La mencionada Depositaría expedirá
el
resguardo
oportuno
a favor del interesado.
Articulo 7
l. Las
prantías
a
que
se refiere el
apartado
2,
del artículo
5,
'
habrán
·de constitUirse en el plazo de los tres meses siguientes a la
notificacióq. ·del
acuerdo
de aprobación definitiva del Proyecto de
Urbanización.
2. TranScurrido
el
plazo de tres meses sin
que
por
el
promotor
se naya constituido la
garantía
correspondiente, la Administración
actu~nte
acordará
la caducidad de los efectos del
acto
de
aproba-
ción definitiya del Proyecto de Urbanización.
Artiu"lo 8
L~
garantías constituidas
por
el
P(Ol11otor se cancelarán o
devower4n
cuando
se acredite en
el
expediente la formalización
de
las cesiones
de
terrenos de carácter obligatorio y
gratuito
a favor
de la,Administración, así
como
la cesión de las
obras
de urbaniza-
ción
!!
instalación de dotaciones cuya ejecución estuviere prevista
en
el
Plan
yen
.
el
Proyecto de Urbanización.
Sección
tercera.-De
los sistemas
de
actuación
Artículo 9
1.
. La ejecuCión de los Planes Parciales de iniciativa particular
se
realizará
preferentemente
porel
sistema de compensación, salvo '
que la' Administración, mediante resolución motivada, fije
otro
sistema.
2.
Cualquiera
que sea
el
sistema de actuación
adoptado
para
la ejecución
de
un Plan Parcial, se
entenderá
que los costos de
urbanización correspondientes al
10
por
100 del aprovechamiento
medip, de. cesión obligatoria y gratUita,
forman
parte
de las obli-
gaciQnes de !os propietarios, excluida la Administración actuante.
I
Artículo
Ul
l.
Si
el
promotor
fuese sustituido
por
una
entidad urbanística
colaboradora
de compensación o
de
conseryación,
no
quedará
libre.
de
SU"
obligaciones
hasta
que la
entidad
haya sido inscrita en
el
R~s.istro
,
4e
Entidades Urbanísticas
col~boradoras
y hasta que
por
é~~~s
k
~
fll~yan
fOllstituidp las
~arantíÍlSI~galmente
exigibles.
. ,
Una
,
'(~
IlPpTla40s los .?Q,cumentqs
p~ece~lVos;
I~
A~ipistra.1
clon tendrá
un
piazo
máxlm~
de
40s
mese~
.
para
la
mscnpclónde
,
las
Entid,~e$
Urbanísticas
en
el Registro de .Entidades. , . 1 r " "
2.
~
.
distl,l.ución,.
de
la
,JUnta
de
<;0~ns~~i6n
se~fes:~~a.l~
unavei
que
s~
hayaSUSQ'ii.o
con
1a
~
,
Ad,gllnist,riic,?,n.
las
a88f(
2g
recepci6n. definitiva
de
las
obras,
in~a~iOD,es,
dotaCiones ¡y,
R~~~9:"
Sección
cuaria.~Del
incumplimiento
de
o/)/igaciones, deberes y
compromisos
A{lículo
11
J.
Sin perjuicio de la imposición de. sanciones y
de
la ejecución
de las garantías y su pérdida,
el
incuinplimiento
por
el
promotor
o propietario
qe
las obligaciones, deberes y compromisos contral-
dos y de
la
realización de
la
urban~zación
con sujeción a los plazos
de ejecución
dé!
Plan Parcial as!
como
de su presentación, faculta-
a
la
Administración, según la
entidad
y trascendencia de este
incumplimientO,
para
la adopción de alguna
de
las siguientes
medidas:
. a) Suspensi6n de los efectos del Plan.
b)
Cambio
del sistema de actuación. ,
c)
Expropiación~sanción
total o parcial de los . terrenos com-
prendidos en
el
ámbito
del Plan incumplido.
2. La adopción de las medidas señaladas en
el
apartado
ante-
rior
deberá
ir
pr~cedida
de la declaración formal del incumplimien-
to del
promotor
o propietario, formulada
por
la Administraci6n
competente
para
la aprobación definitiva del Plan Parcial.
Artículo
12
La suspensión prevista en el artículo
anterior
podrá
levantarse
si
se garantiza, .en forma bastante,
el
cumplimiento de las obliga-
ciones contraídas.
En
todo caso;
el
promotor
deberá constituir
nueva fianza eh' la misma cuantía que las ejecutadas
por
el
incum-
plimiento declarado. '
Articulo 13
La expropiacípn-sanción
de
los terrenos comprendidos en
el
ámbito
del Plan,
no
ejecutado se llevará a
cabo
de acuerdo con
el
valor inicial de ros mismos y de la
obra
útil realizada, y siguiendo
lo establecido en
el
capítulo IV, del título
V,
del Reglamento de
Gestión Urbanística.
TITULO
11
De
las actuaciones en suelo
no
urbanizable
Capítulo .1
De
las parcelaciones
Articulo 14
l.
. En suelo
no
urbanizable sólo
podrán
realizarse parcelacio-
nes rústicas. Dichas parcelaciones se
acomodarán
a lo dispuesto
en la legislación
agraria
y a
lo
previsto en la presente Ley y demás
disposiciones aplicables.
2. Las parcelaciones rústicas . deberán ser
autorizadas
por
la
Comisión de
Urbanismo
y Medio Ambiente
de
Madrid, previo
informe favorable ,de la <;:onsejería
de
Agricultura y
'
G¡m~dería
e
informe del Ayuntamiento correspondiente, "
,3
..
Serán nulas
de
pleno 'der¡echo las parcCJilCÍories
rús,icas
'
q~e
,
infr~J,1ján
l!;)
dispú~sto
~nlos
ap,artadQs
ant~riores.
..
,.
4
..
Sólo
podrán
autorizarse parcelaciones rústicas
por
~e~ajo
;
I
d~
I~
.
unidad
mi"ima
~cultivo
según la legjslación agraria,
cuan-
.
'do
'
~sí
l0
.
permí~
,
un
'
instru
_
mentq~e
p~eawien,t9
.J;
#i."i4D
:
,
I\\
,
!mc;!i!ofislcP
..
;
~"Jton~
!a_
P~~X!acI~p
9~
)
.
wr8W~
d~l\~er~o
'
J
I
Cj;l~
I~
.
di~Pf1ft~,
~
~n
,
~Qs
;
aparta!i~
,P.tt?ioJ~,
w,r
'f l
~lc\.Wk.rI9
.
'
deb~rá
solicitarse
la
~qp:'~q~ente
m:en.crla
.
dc;
.
par~elaci9n:
' . "
Pág. 8 LUNES
27
PE
FEBRERO
DE
1984
Capítulo
11
De
las cDnstrucciones
Articulo
15
l.
En suelo
no
urbanizable no se
podrán
autorizar
la
ejecución
de
obras
ni instalaciones u
otras
construcciones que las destinadas
a explotaciones agrícolas o pecuarias adecuadas a la naturaleZa y
destino .de la finca y
ajustadas
a la normativa agraria. Dichas
construcciones deberán ser
autorizadas
por
la Comisión de
Urba-
ItÍsmo y Medio Ambiente de
Madrid,
previo informe favorable de
la Consejería de Agricultura y
Ganadería
e informe del Ayunta-
miento correspondiente.
2.
Excepcionalmente, se
podrá
autorizar
por
la Comisión de
Urbanismo y Medio Ambiente, previo informe favorable de la
Consejería de Agricultura y
Ganadería
e informe del Ayuntamien-
to correspondiente,
la
construcción de edificios aislados destinados
a vivienda familiar que sean necesarios
para
las explotaciones
agrícolas y queden vinculados a las mismas, siempre que no exista
la posibilidad de formación de
un
núcleo de población.
3.
Siempre
que
un Plan de Ordenación del medio fisico
lo
permita, se
podrá
autorizar
por
la Comisión de Urbanismo y
Medio Ambiente, previo informe favorable de la Consejería de
Agricultura y
Ganadería
e informe del Ayuntamiento correspon-
diente,
la
realización de explotaciones comunitarias. .
4. Las construcciones e instalaciones vinculadas a la ejecución,
entretenimiento y servicio de las
obra
's públicas, así como las
edificaciones, e instalaciones de utilidad pública o interés social
que hayan de emplazarse en
el
medio rural, se regirán
por
lo
dispuesto en la Ley del Suelo.
5.
Las construcciones e instalaciones a que se refiere
el
presen-